Centro de Interpretación de Caldoval

Mugardos, A Coruña

Concurso de ideas: 2011

En colaboración con Ramón Esteve Estudio de Arquitectura
 

El proyecto se centra en la creación de un marco adecuado para la contemplación e interpretación de los restos arqueológicos de la palestra y las salas termales de Caldoval, a la vez que en la creación de un edificio representativo que se convierta en un nuevo referente cultural, tanto por sus valores museísticos como por su forma de integración en el territorio y su apuesta por la sostenibilidad.

El edificio se concibe como un pabellón situado en medio de un parque poblado de arbolado. Sus cerramientos se cubren con una trama de paneles metálicos cuya disposición se basa en el aparejo del “opus reticulatum”, estableciendo una referencia al mundo de la construcción romana. El facetado de las fachadas combinado con los juegos de luces y sombras proyectadas por los árboles, crea imágenes cambiantes  sobre su superficie que lo integran en la vegetación del parque.

El pórtico, que cubre parte del camino de acceso al centro, enfatiza la dimensión horizontal del edificio, estableciendo un vínculo con el paisaje circundante y dirigiendo las vistas hacia sus elementos más destacados: la Iglesia de San Xulián, el castro de Mugardos y Montefaro.

El interior se caracteriza por el tratamiento individualizado de cada uno de los espacios, la forma de cada sala, independiente de la envolvente exterior, confieren a cada una de ellas un carácter propio. El vestíbulo, con su revestimiento de madera y su iluminación tenue, supone un espacio de transición entre el exterior y la oscuridad de las salas. Los espacios previos al yacimiento se cubren con bóvedas de color azul combato intenso, estableciendo una relación entre la narración museográfica y el espacio arquitectónico. En la sala que alberga el yacimiento la arquitectura casi desaparece en la penumbra, siendo la iluminación centrada en los restos arqueológicos la verdadera protagonista del espacio.

Se ha tenido especialmente en cuenta que una parte importante del público que visita este tipo de centros está formado por grupos de alumnos de colegios e institutos: los espacios y los recorridos se han diseñado para que el movimiento de los grupos resulte cómodo y fluido. A la entrada del edificio se ha creado un espacio cubierto que permite la espera a resguardo de la lluvia y el aparcamiento se ha dimensionado de forma que un autobús pueda girar y aparcar con facilidad.

Con la vista puesta en este tipo de público se propone la construcción de una sala multiusos que complete la oferta del centro con la realización de talleres u otras actividades que inciten a prolongar la estancia de los visitantes. La sala se concibe como un elemento autónomo, de modo que tanto su uso como su construcción son independientes del resto del edificio.

 

arriba
abajo

t. +34 981 573867 / rvr@rvr-arquitectos.es