Instituto de Investigación del CSIC

Santiago de Compostela

Proyecto: 2010

Concurso de ideas

En colaboración con Javier Rodríguez y Olivia Fernández Feijoo, Arquitectos

 

Brañas de Sar es un territorio caracterizado tanto por su posición dentro de la ciudad de Santiago- en la cuenca del río Sar que conecta la ladera este de la ciudad histórica con la ladera a poniente del monte Gaiás en la que destaca la paulatina aparición de la Ciudad de la Cultura- como por la estructura agraria del sitio y los mecanismos artificiales- terrazas, canales, riegos, vallados, etc- desarrollados históricamente por el hombre para su aprovechamiento.

La propuesta de concurso para el nuevo edificio del CSIC estructura el programa en tres grandes terrazas hacia el poniente, con el paisaje de Brañas y la ladera de Belvís como referente visual del edificio. Esas tres grandes piezas longitudinales se colocan escalonadas en la ladera, su geometría deja instersticios abiertos entre ellas que permiten la continuidad con la topografía y vegetación de Brañas de Sar. En su interior se dispone el programa del edificio: los despachos de los científicos son la unidad germinal- el programa solicitaba 80 despachos iguales para investigadores y personal general-, se orientan todos hacia la ciudad histórica y son concebidos como pequeñas celdas casi conventuales. A cada paquete de despachos le corresponde en su cara este una secuencia de espacios para el encuentro colectivo: espacios de trabajo en común- aulas de distintos tamaños, para 6, 12 y 20 personas, laboratorios de diversa dimensión- y espacios para el diálogo y el descanso, uno por grupo de despachos, vinculados a terrazas en las que prolongar en el exterior la discusión y la acción colectiva. Los espacios de dimensión pública del Instituto- auditorio, salas multimedia, incubadora de empresas- se sitúan en la conexión entre la pieza más baja y la intermedia con distintos grados de permeabilidad hacia el exterior. Por último, en una pieza independiente, bajo el espacio porticado que une la primera pieza con el suelo natural se sitúan los apartamentos para investigadores visitantes, en un espacio casi inmediato al futuro parque de Brañas de Sar. Los espacios interiores de estas piezas longitudinales se comunican en paralelo a su fachada mediante corredores- canales- donde será posible también el encuentro casual y el almacenamiento ordenado de libros, documentos, etc. Las piezas también se conectan entre sí de forma transversal mediante puentes-riegos- que van resolviendo el cambio de sección impuesto por la topografía.

La imagen del edificio desde la ciudad es la de sus fachadas a poniente. A esas fachadas se asoman, todos iguales, los pequeños despachos de los investigadores y el personal asistente; el granito de la ciudad histórica se sustituye ahora por una piel de vegetación que crecerá desde la cubierta sobre un sistema de cables en que se irá enredando; ese muro vegetal será perforado únicamente por las ventanas asiento de cada despacho donde la persona que lo usa podrá sentarse un rato a cavilar o descansar de su trabajo mientras contempla el espacio natural que lo acoge y el perfil de la ciudad a oeste.

arriba
abajo
Instituto de Investigación del CSIC

t. +34 981 573867 / rvr@rvr-arquitectos.es